‘Todo a la Vez en Todas Partes’: una crítica reflexiva sobre la vida mediante lo absurdo

Parte I: contextualización del alfa-verso

Al buscar el género cinematográfico al que pertenece ‘Todo a la Vez en Todas Partes’, se nos define muy bien la presentación de dicha película ya que su género es una aglomeración de muchos: comedia, acción, ciencia ficción, fantasía, familia, artes marciales, viajes en el tiempo, drama…

Pero mediante una comedia crítica se presenta una reflexión sobre la vida a través del uso de lo absurdo. ‘Todo a la Vez en Todas Partes’ es un continuo argumento de preguntas: ¿Locura o supervivencia? ¿Absurdo o real? ¿Ignorancia o conocimiento? ¿Complejo o simple? ¿Felicidad o tristeza? ¿Imperfección o perfección? ¿Tiempo para todo o vida? ¿Rendirse o luchar?…

Mediante una realidad en la relación de una madre y una hija, se nos presenta el caos personal y vital -quizá la idea de una depresión- que ,a través de las mentes, se juega con un multiverso cuyo fin es salir del hoyo (spoiler: en este caso, del Bagels), en buscar la felicidad y el sentido de la vida. Una película cuya filosofía absurda nos da que pensar, con un puzzle de mentes en el que los sueños y las posibilidades de logros humanos son infinitas.

Con un argumento sobre una ruptura interdimensional que altera la realidad en la que Evelyn (Michelle Yeoh), una inmigrante china en Estados Unidos, se ve metida en una extraña aventura donde viaja o salta entre mundos infinitos en el que su vida cambia y canaliza nuevos poderes para luchar contra los desconcertantes peligros que el multiverso le presenta. Esta alocada y desconcertante obra cinematográfica cuenta con abundantes nominaciones a los premios Oscar de 2023 -las cuales son : Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz Protagonista, Mejor Actor de Reparto, Mejor Actriz de Reparto (x2), Mejor Montaje, Mejor Guion Original, Mejor Diseño de Vestuario, Mejor Canción Original y Mejor Banda Sonora-.

Parte II: en todas partes

Una comedia independiente que es casi imprescindible en este año, con una antagonista de rostro conocido: nuestra querida Jamie Lee Curtis. Además, ha sido nominada por este film como Mejor Actriz en Reparto en los Oscar 2023. Y con el mismo sentimiento de conmoción y deleite con el que ella recibe la nominación, el espectador recibe esta película.

A medida que avanza la película, podemos percibir referencias de todo tipo y condición. Encontramos claras alusiones a símiles de películas como ‘Múltiple’ (2016), ‘Doctor Strange en el Multiverso de la Locura’ (2022), ‘Ratatouille’ (2007), e incluso alusiones al cine de Nolan. Y, por consiguiente, se encuentran abundantes referencias a diversidad de obras, artes y conocimientos que nos introducen como espectadores en un juego de conocimiento visual que nos reta a reconocerlos.

Dándonos como primer titular la idea de pasar de nuestra peor versión a la mejor mediante una conveniente selección de conocimientos a cada momento, nos descubre una comedia que nos fascina por su locura presentada frente a una lógica vital aburrida. Y con cierto recuerdo a los Monty Python, se nos deja caer una curiosa cuestión: «¿Quién no querría vivir una locura así y romper con la monotonía que nos abruma?«

Parte III: a la vez

“Cuando hace algo raro le da poderes”, con esta premisa encontramos una obra que es una crítica sobre la vida y las cuestiones que nuestra mente oculta. Pero lo mejor de este film son las curiosidades que encierra, entre las que encontramos el resurgir del “pequeño”, ya no tanto, Jonathan Ke Quan. Aquel actor que nos enterneció y nos dio risa y aventura en dos películas de la década de los ochenta: ‘Indiana Jones y el Templo Maldito’ (1984) y ‘Los Goonies’ (1985). Y haciendo referencia a un personaje que todos conocemos, vemos como el juego de gafas que caracteriza al personaje que Jonathan Ke Quan interpreta, poniéndolas y quitándolas, hace que se convierta en un “superhéroe” o no.

Otros detalles que encontramos en este baúl de caos y referencias es el juego del metacine, en un pequeño susto nos deja un «THE END» que despierta como espectadores, ¿acaba así? NO. Pero es de alabar el montaje de planos y transiciones que abusan un poco de escenarios -planos generales- y personajes -planos medios y cortos-. Junto a estos detalles nos gustaría ser una script en este rodaje, ya que el rácord es inexistente gracias al caos de escenarios y los saltos de mundos, el sueño hecho realidad un sin sentido profesionalizado.

Y no por hablar de ello en el último momento es menos importante. Quiero resaltar desde mi opinión personal la escena curiosísima de «el mundo no apto para la vida«, las rocas reflexivas que dan la lección de vida sobre la humanidad frente a la crueldad del mundo y frente a la insignificancia. Esta escena es apta para cinéfilos curiosos que encuentran una relación con esa película independiente y desconocida llamada ‘Rubber, el Neumático Asesino’ (2010).

Como conclusión, es importante comentar la enseñanza que busca o parece comentar la película. La cuestión de si es o no importante tener mucha experiencia en todo, siendo así esa reflexión oculta que busca hacernos pensar. Es o no necesario, y relevante, conocer/saber de todo o es posible conformarse con un vivir luchando sin necesidad de buscar siempre más, ya que ese más nos genera un sentimiento de insatisfacción de cosas, en ocasiones muy inalcanzables. Vivir o rendirse , esa es la cuestión. Aprender que no hay reglas en la vida para vivirla.