The holdovers: El cuento navideño definitivo

Alexander Payne, director de ‘Sideaways’ o ‘Nebraska’, anunció que volvería a la escena cinematográfica con una feelgood movie navideña en 2023. Lo que no creo que demasiada gente esperase es que estaríamos delante de una de las mejores películas del año, de esas que llegan en el último momento y que se convierten en la guinda el pastel.

En ‘The holdovers’ un profesor amargado, un joven adinerado y una madre trabajadora que acaba de perder a su hijo, por un motivo u otro, se quedan a pasar las festividades navideñas en la escuela-internado en la que trabajan y estudian, destapando así facetas de uno mismo que nunca se habían mostrado y, de alguna forma, entendiendo el contexto vital que atraviesa cada uno de ellos. A priori, esta historia la hemos visto mil veces, y es que pareciera la sinopsis de cualquier película navideña que nos podríamos encontrar en la programación televisiva de un domingo a las cuatro de la tarde. Sin embargo, hay algo en la forma que tiene Payne de contárnosla que la hace tremendamente diferente.

La humanidad de los personajes, esa ambigüedad y profundidad que nos hace ser quienes somos, sin defectos ni ventajas, simplemente humanamente únicos. Todo ello es lo que poseen esas tres personas que viven juntos durante dos semanas en la escuela. Sus diálogos aportan una profundidad a sus vidas que hace que uno quisiera ser partícipe de ese mundo que, en realidad, no tiene nada de maravilloso (o al menos no más que nuestro mundo real y particular en el que vivimos), pero que resulta ser extremadamente atractivo por su crudeza y sinceridad.

Payne no solo escribe la película a las mil maravillas sino que, encima, es capaz de grabarla con una elegancia tremenda. La luz, los encuadres, las texturas, su montaje. Todo acaba funcionando como un engranaje que, lejos de suponer un artificio extravagante, cumple una de las facetas más importantes y difíciles de conseguir: camuflarse y no destacar por encima del resto de elementos mientras que trabaja para ser crear la película perfecta.

‘The holdovers’ es una película navideña, pero no solo por su carácter y la historia que cuenta, sino que realmente acaba funcionando como un regalo maravilloso que llega en nuestras vacaciones y que promete quedarse en nuestra mente mucho mucho tiempo.