After: Reflexiones de una rave

Filmin estrenará en Nochevieja ‘After’, la ópera prima del cineasta francés Anthony Lapia en lo que es una especie de estudio sobre la juventud, sus inquietudes y su forma de divertirse. Su hora y diez minutos de metraje transcurren en una sola noche en la que un grupo de amigos se divierte, se droga, baila y habla en una especie de sala escondida en un parking de París. En un momento dado, la chica que podríamos considerar como protagonista de la película escapa con un conductor de Uber que acaba de conocer con destino a su propia casa, en la que mantiene diversas conversaciones sobre el estado de sociedad francesa, el gobierno y su visión del mundo.

Sin embargo, esa cortísima duración no se traduce, ni mucho menos, en una experiencia de visionado liviana, y es que su director intenta, sin demasiado éxito, transformar su obra en una especie de cinta reflexiva e intelectual que experimenta con la formas visuales y sonoras para favorecer sus propios aires de grandeza. Sin ir más lejos, los diez primeros minutos son planos de personas bailando al ritmo de un techno perforador, sin que pase nada, sin que nadie hable; y si bien esto podría haber funcionado maravillosamente bien, acaba pareciendo algo pretencioso y vacío.

Anthony Lapia se estrena con una película que ya da a entender cómo quiere desarrollar su carrera como artista, con un discurso sociopolítico muy firme y asentado que se acompaña de unas imágenes potentes y poco comunes que, en este caso, no terminan de funcionar. Aún así, los experimentos son solo eso, experimentos, que pueden salir bien, o no, por lo que tal vez la siguiente obra de Lapia sea una gran obra maestra, o tal vez no, aunque eso solo el tiempo lo podrá decir.