‘Terrifier 2’: El slasher del año

‘Terrifier 2’ es aún más explícita, grosera, repulsiva y divertida que la original. Nunca antes había sentido nauseas viendo una película, pero la última cinta de Damien Leone lo consigue -igual influye que soy algo aprensivo- en un festival de escenas sin censura, sangre y sustos que no dejan de lado a un argumento tan sólido que sirve de esqueleto para este slasher que le da mil vueltas a muchos otros de mayor presupuesto. Obviamente, las intenciones del director no eran las de dejarnos indiferentes, pues con su propuesta de cine gore es inevitable apartar la vista en varias ocasiones, pero con la sensación de querer seguir viendo más. 

Echando de nuevo un vistazo a ‘Terrifier 1’ (2016), Leone da pasos agigantados en la composición del film sin llegar a perder la esencia del asesino. Y, a pesar de que el exceso de violencia gráfica sea el principal atractivo de la película, no se queda atrás a la hora de construir la historia de una familia que estructura el caos argumental que no se solucionó en la original.

Luces y sombras

Un apartado técnico aprobado donde no se salva la tonalidad de la imagen donde se emplea el típico Teal & Orange -desgastadísimo por las redes sociales- que hará que la película no envejezca como debiera. Sin embargo, prefiere no aprovecharse de escenas muy oscuras para forzar el susto y se divierte con un personaje perfectamente diseñado para este subgénero de terror.