MONKEY MAN, directed by Dev Patel

‘Monkey Man’: Absolutamente todos los objetos se convierten en armas peligrosas

Dev Patel lanza sobre la mesa, o sobre una diana de ideas, algo muy atrevido, con un contexto diferente, pero retroalimentado por otras piezas cinematográficas que al parecer influyen de una manera muy directa en su primer trabajo como director. Conocido por una interpretación magistral y llena de sentimientos en ‘Slumdog Millonaire’, presenta a un nuevo público una propuesta arriesgada y llena de guiños al cine de serie B.


El amor por la pérdida de un ser querido se convierte en la justificación perfecta para las acciones de un hombre desterrado de la vida y con un pasado manchado. Un argumento bastante recurrente en este ejemplo de epopeyas que justifican de una manera muy delicada que todos los objetos que pertenecen a la dirección de arte de la película, se conviertan en máquinas y armas de matar absolutas y verídicas.


Una película plagada de muertes y sangre a partes iguales que resulta ser muy potente en cuanto a dirección técnica. Los movimientos de cámara resultan muy efectivos para el desarrollo de la estructura narrativa, a pesar de ser bastante complejos y difíciles de elaborar. Las escenas de acción a veces quedan empañadas por toques de humor destinados a desubicar al espectador más que a formar parte de un conjunto cómico; pero al final consiguen tener parte de éxito y sentido a lo largo de la historia.
En definitiva, ‘Monkey Man’, es una propuesta distinta y extravagante, esperando los resultados para ser una buena ‘Ópera prima’.