‘Perverso’: la nueva serie de Prime Video con Iván Massagué, Kira Miró y Esmeralda Pimentel

Amazon Prime Video recupera el universo de ‘Parot’, la serie de 2021 ambientada tras la derogación de la doctrina “Parot” por el Tribunal Europeo de Estrasburgo, en un spin-off protagonizado por el personaje de Iván Massagué. ‘Perverso’ se estrena el 19 de abril en Prime Video.

La serie de 8 episodios dirigida por Gustavo Ron y Fedérico Untermann actúa de manera independiente sin hacer mención a su origen más que las consecuencias del mismo. 

Iván Massagué, Kira Miró y Esmeralda Pimentel encabezan el numeroso reparto que propone desde el principio llevar al límite a sus personajes y al espectador. 

Guillermo Bedward (‘Tolkien’, ‘Rocketman’), Dalexa Meneses (‘Senda prohibida’, ‘Madre solo hay dos’), Carlos Ponce (‘Blue Beetle’, ‘Luis Miguel: La serie’), Jorge Kent (‘Reina Roja’, ‘Asedio’), Pepe Ocio (‘El Reino’, ‘¡García!’), Diana Palazón (‘Desaparecidos’, ‘Hospital central’) y María Jesús Hoyos (‘Madres paralelas’, ’30 Monedas’) descubren sus límites en este drama policial llamado ‘Perverso’.

Lo que comienza recordándonos a los planes maquiavélicos de ’Saw’ termina cediendo a un thriller convencional que se nutre tanto del elenco como de los giros de guion que prometen hacer de ‘Perverso’ una serie entretenida.  

Sin embargo, ‘Perverso’ se limita a sí misma en sus espacios. No los explora, apenas cambia y no juega con sus planos para reforzar la tensión. La propia serie se esfuerza en no depender de ‘Parot’, pero tampoco se percibe ninguna innovación con respecto a tres años atrás. Y soltar el brazo de la serie predecesora solo funciona si ahondas en las motivaciones de los personajes y profundizas en su psicología. 

Por un lado tenemos al personaje de Iván Massagué, Haro, cuya naturaleza radica en lo peligroso, lo perverso y lo enigmático. A pesar de que, una vez más, la interpretación sea magistral, no va de la mano con las líneas de guion y no terminan de vestirle.

Kira Miró encuentra en Lucía una jueza con la que llevarse bien, exprime su historia y su carácter y no propone hacer su personaje más complejo de lo que ya es. Y eso es un acierto, pues demuestra que no hay que forzar componentes para que una obra sea buena.

Mariana, el personaje de Esmeralda Pimentel, también es de agradecer, pone esa chispa de intriga que la trama necesita y lo hace con una naturalidad que invita a reproducir el siguiente capítulo.

Encarar un proyecto siempre es arriesgado, pero más todavía si traes de vuelta una serie con un argumento tan interesante. ‘Perverso’ arriesga y juega, ve oportunos muchos momentos con los que engañarnos y engancharnos y lo consigue, pero todos los componentes que la habrían hecho fuerte no van ligados entre sí y se pierde.