Golda_2021111_00436.CR3

‘Golda’: Un drama personal sobre una catástrofe humanitaria

Las películas y series históricas actuales han sido bastantes controversiales desde estos últimos años. Desde los errores argumentales de ‘The Women King’ hasta la demanda interpuesta por el gobierno de Egipto hacia la versión de Cleopatra de Netflix. Todas estas cintas tienden a ser bastante analizadas de cerca, y más aún, si se basan en personajes históricos, como es el caso de Napoleon. Realmente, también es muy difícil encontrar actores y directores que sepan encarnar a la perfección figuras y hechos históricos, y desarrollarlos de una manera fluida y resumida para lograr captar el interés del espectador. Este año, solo Christopher Nolan fue capaz de entregar un producto como ‘Oppenheimer’, capaz de contentar a la crítica a la par del público. Bueno, eso fue hasta que Guy Nattiv enseñó en la gran pantalla la historia de la mítica Golda Meir.

Guy Nattiv saltó a la fama tras estrenar su corto ‘Skin’, con el que logró conseguir el Oscar. Tras ello, inició el rodaje que narraba la vida sobre una de las políticas más influyentes de su país. En esta cinta, podemos ver lo que es una política aparentemente débil y cansada, pero, a su vez, con una fortaleza innata para poder enfrentarse a los conflictos que amenazan la integridad de su país. Podemos ver sus problemas personales, sus miedos, y a su vez, su importante desempeño como política, a la hora de tomar decisiones difíciles. La sinopsis es simple, un inminente conflicto armado está a punto de amenazar la integridad del país. Esto provoca tensión, ansiedad, e incluso problemas de salud a una anciana agotada, pero esto no impide que siga luchando, utilizando su determinación para conseguir lo que la hizo tan reconocida en la actualidad, y luchar por su pueblo, para defender su estatus y sus derechos. Hablando de este último, he de destacar el papel indirecto que poseen en la cinta. Apenas se muestran soldados luchando, pero puedes sentir la gravedad del conflicto gracias a las reacciones de los políticos que dirigen el conflicto, a las comunicaciones que hacen los soldados hacia la base, y los diversos sonidos y explosiones que se muestran de forma caótica a lo largo de la cinta, sin necesidad de mostrar sangre o vísceras de por medio. También destaca la forma en la que se enseña cómo puede afectar a una persona el dolor y la pérdida de seres queridos, con personajes principales que pierden a familiares durante el conflicto, o con la misma Golda, quien, a pesar de conseguir la victoria, aún se siente atormentada por todas las vidas que no pudo salvar.

Un apartado que también me gustaría destacar es la fotografía y la dirección. Elementos tan básicos, como el humo de un cigarro o el graznido de un pájaro, son utilizados para anunciar catástrofes, retratar conflictos personales o simplemente de forma estética para darle cierto atractivo visual a la cinta, algo similar a lo visto en la cinta de ‘Oppenheimer’, donde el protagonista tiene visiones tanto auditivas como visuales sobre la tragedia que él mismo provocó con su creación. A su vez, ‘Golda’ también utiliza filtros visuales (como el blanco o el negro) para relatar hechos pasados, o representar el duelo o la desesperación que siente la protagonista a lo largo de la cinta.

La interpretación de la actriz Hellen Mirren como Golda es sumamente magistral. Es destacable cómo consigue crear una dualidad orgánica con su personaje, interpretando a un personaje cínico, pero lleno de esperanza. A una mujer arisca, pero a su vez, amable y bondadosa. Una mujer que tiene en poca estima su vida, pero que se preocupa en gran medida por las vidas de los demás, en especial, de sus cercanos, y las de su propio pueblo. El resto de actores hacen un buen papel, pero ella, definitivamente, destaca por su talento y su magnánima interpretación.

En resumidas cuentas, ‘Golda’ es una buena película que te hace sentir el drama humano que supone una guerra y cómo es vivida por los políticos y dirigentes de un país. A pesar de su corta duración, su desarrollo es muy denso abarcando el conflicto y su resolución final de forma pautada y orgánica, con buenas interpretaciones y con una dirección única y visualmente atractiva. Sin dudas, una película que merece bastante la pena.