‘Esta ambición desmedida’: el esfuerzo artístico que te lleva a ser el rey

Hoy se estrena en Movistar Plus ‘Esta ambición desmedida’, una pieza audiovisual dirigida por Santos Bacana, Rogelio González y Cristina Trenas que recoge y relata todo el transcurso de la primera y única gira de uno de los artistas más cotizados del momento a nivel musical, C. Tangana.

Todo este proyecto, caótico, pero destinado al éxito, nace de la gran repercusión que tuvo el disco de ‘El Madrileño’, álbum lanzado el 26 de febrero de 2021 a través de Sony Music España.

Este documental es un puro reflejo de toda esa macedonia de emociones que sufre un artista en momentos de presión e inseguridad. Un conjunto de pensamientos positivos y negativos que luchan entre ellos para ver quién es el más fuerte. Los miedos de uno mismo están presentes y, en este caso, tienen una definición muy clara llamada síndrome del impostor; un trastorno psicológico que impide muchas veces asimilar tus logros, envolviéndolos en un agujero negro oscuro y hostil.

Se suele decir que las personas que triunfan están destinadas a sufrir y a no tener un camino fácil. Toda esta historia musical comienza con un chaval de barrio que empezó a rapear en la plaza de al lado de su casa, con sus amigos de toda la vida. Sin conocimientos técnicos ni culturales sobre la música, fue reinventándose poco a poco hasta conseguir un estilo propio y una figura artística muy respetada.

Una gira complicada, plagada de problemas personales y falsos amigos como el miedo escénico, se convierte en un producto cinematográfico muy grande y con mucha fuerza de cara a la gran pantalla. Todo el trabajo para realzar la figura de una persona, cae de una manera aplastante, sobre los hombros de muchos técnicos audiovisuales. Gente que se deja la piel para encumbrar a un cantante hasta el punto más alto.

Destaca mucho la comunión con ‘Little Spain’, la productora audiovisual que en su día se encargó de «abrir el telón» reconvirtiendo videoclips en cortometrajes muy elaborados con una dirección de fotografía impresionantes.

Al final, esta ecuación se resuelve de una manera muy particular, convirtiendo a C. Tangana en un pionero del arte urbano, una persona que vive para crear música y que solo piensa en una cosa. Conseguir siempre su ambición desmedida.