‘¡Tiburón a la vista!’ no pretende ser la típica comedia francesa

La película escrita y dirigida por los hermanos Ludovic y Zoran Boukherma que se presentó en la pasada edición del Festival de Sitges cuenta la historia de cómo un tiburón que amenaza las aguas francesas obliga a una guardacostas a punto de jubilarse a emprender su última misión para salvar la bahía.

‘¡Tiburón a la vista!’ no pretende acaparar por completo el tono cómico de la cinta ya que se aleja de la comedia francesa tal y como la conocemos, derivando en situaciones más serias mientras se adapta a la trama. Y aunque al principio parezca un punto fuerte de la película, llega a saturar con tanto cambio de tono no llegando a posicionarse por ninguno en concreto y no llegando a encontrar su lugar en el infinito océano de posibilidades.

Pero sí se mantiene fiel al objetivo: el tiburón. Y es en él en quien centra el foco y nos hace mantener la atención junto a la estética de la cinta que sí se posiciona por un género en concreto. Y es que esos colores vivos y saturados, además de los tiros de cámara, subrayan más el acento cómico de la película, jugando en paralelo con esos momentos más sobrios.

Si ‘Tiburón’ (1975) ha llegado a 2023 como una de los mejores filmes de todos los tiempos y ‘Megalodón’ (2018) se mantiene como una buenísima propuesta gracias a sus efectos especiales, ‘¡Tiburón a la vista!’ vaga solitario a la deriva en un futuro que no amenaza al cine actual, pero sin procurar medirse con otros tiburones de su misma especie.