‘Las cuatro hijas’: Un viaje a través del trauma y la esperanza

‘Las cuatro hijas’, de la directora tunecina Kaouther Ben Hania, es un documental que explora con sensibilidad y crudeza la historia real de Olfa Hamrouni, una madre que se enfrenta a la desaparición de dos de sus hijas, quienes se unen al Estado Islámico en 2015.

La película comienza con imágenes de archivo de la familia antes de la tragedia, mostrando una vida cotidiana llena de risas y complicidad. Este contraste con la devastación que se avecina crea un impacto emocional inmediato.

Ben Hania utiliza un enfoque dual, mezclando entrevistas a Olfa y sus dos hijas menores, Eya y Tayssir, con recreaciones ficticias de los eventos que rodearon la desaparición de Rahma y Ghofrane. Esta combinación de documental y drama aporta una dimensión única a la narrativa, permitiendo al público comprender tanto el contexto social como el impacto personal del trauma.

‘Las cuatro hijas’ no busca culpables ni respuestas fáciles. La película explora las complejidades de la radicalización, mostrando cómo las condiciones sociales, la violencia patriarcal y el trauma generacional pueden crear un caldo de cultivo para el extremismo.

Olfa, interpretada por la talentosa Hend Sabri, emerge como un personaje complejo y lleno de contradicciones. Es una madre ferozmente protectora que, a pesar de sus métodos represivos, está profundamente marcada por la pérdida de sus hijas. La película explora cómo el trauma la ha convertido en una mujer dura y resentida, pero también nos muestra su capacidad de resiliencia y amor maternal.

Las dos actrices que interpretan a Rahma y Ghofrane, logran capturar la esencia de las jóvenes desaparecidas, mostrando su vulnerabilidad, sus sueños y su búsqueda de identidad.
Es una película poderosa e incómoda que no deja indiferente al espectador. Es una mirada profunda a las repercusiones del extremismo, pero también a la resiliencia del espíritu humano.

Para concluir, dejar claro que esta película se va a disfrutar más si eres un amante del cine documental y del drama. Contiene alguna escena muy dura de ver y que no es apta para todo tipo de públicos.

En definitiva, ‘Las cuatro hijas’ es una película que invita a la reflexión y al debate. Es una obra necesaria que nos confronta con las complejidades del mundo actual y nos recuerda la importancia de la empatía y la comprensión.

‘Las cuatro hijas’ nos lleva al círculo íntimo de los lazos familiares para contar una historia más amplia de nuestro tiempo. El dolor es personal y el impacto es global.