‘El Cuco’: alejarse de la realidad para conocerla mejor

La nueva película protagonizada por Belén Cuesta y Jorge Suquet es un thriller que te hace estar en tensión a lo largo de toda la historia.

‘El Cuco’ cuenta la historia de Anna y Sebas, un matrimonio con sus diversos problemas pero que, además, están esperando a un bebé. Para tomarse unas vacaciones antes de que nazca deciden irse a Alemania; el viaje lo realizan mediante un intercambio de casas, por lo que ellos dejan la suya a una pareja de ancianos. Todo parece ir normal, la casa es lujosa y aparentemente son una vacaciones normales, hasta que comienzan a ocurrir sucesos extraños cuando descubren que la pareja alemana tiene otros planes para ellos.

Cuidar y cultivar el amor

A pesar de ser un thriller, esta historia habla de un tema de gran relevancia como es cuidar a nuestra pareja y cultivar el amor todos los días. Debido a la rutina, muchas veces descuidamos a nuestro compañero de vida y eso es lo que les sucede a Anna y Sebas, han dejado pasar el tiempo y la rutina les ha consumido.

No estamos acostumbrados a narraciones de este tipo, me parece valiente sacar a la luz estas historias que parecen irreales y que te hacen pensar que todo es una broma y que el final va a ser todo lo contrario, como si fuera todo un sueño.

Es, quizá, demasiado surrealista y parece que no te estés enterando realmente de lo que ocurre en todo momento, pero lo cierto es que te mete de lleno en la película y te mantiene inquieto esperando el desenlace. A pesar de que lo que ocurre es algo totalmente descabellado.

La historia comienza un tanto lenta, parece que no avanza en gran medida porque nos introducen planos para contextualizar la vida de ellos y no parece que den demasiada información, pero según transcurre la película, los planos mejoran y se crea la tensión adecuada en cada momento.

Hay planos realmente buenos que recuerdan a ‘Psicosis’, en el que nos dejan ver que la casa está apartada en un bosque y que van a ocurrir sucesos extraños. Los tiros de cámara son esenciales para general ese miedo. La música adquiere gran importancia en los momentos de gran estrés y el sonido del cuco es un acierto.

Historias de este calibre son muy difíciles de tratar, por eso el nivel actoral era fundamental y Belén Cuesta y Jorge Suquet lo consiguen y logran meternos en su piel casi sin darnos cuenta.