‘Scrapper’: una película conmovedora que te sumerge en el universo de sus personajes

84 minutos puramente maravillosos, tanto en la interpretación, el guion, la realización, dirección y cinematografía. Un filme paradójicamente ligero sobre el duelo de una niña de 12 años viviendo sola en su piso de Londres. La ciudad gris aparece colorida en pantalla y las dificultades económicas como un juego. El mundo desde el punto de vista de una niña, con una visión muy madura de los obstáculos que impone la vida.

Aunque la supervivencia de Georgie (Lola Campbell) y su manera de escapar a los servicios sociales es realmente poco verosímil, la naturalidad de su relación con Jason (Harris Dickinson), su padre biológico, es de una delicada complejidad. Tratada de manera muy sofisticada, el rencor de Georgie hacía su padre provoca un sentimiento de desamparo contra el que la única manera de lidiar es la misma que el del duelo: esperar. Así se sigue con la película, alineando al espectador con las expectativas de los personajes y creando una esperanza de ver las relaciones evolucionar.

‘Scrapper’ ofrece una mezcla entre ‘Aftersun’ (2022) y ‘The Florida Project’ (2017), una investigación de un padre por conocer a la hija que dejó doce años atrás y cómo ganar su confianza, a pesar del rechazo que esa muestra. La voluntad de quedarse no está nutrida por una intención oculta, y Jason tendrá que aprender a conocer a su hija para poder conquistarla. Rotos e imperfectos, construyen una relación legítima sobre los escombros de una vida quebrada.

Impecablemente emocionante, ‘Scrapper’ es de esas películas que se cuentan como experiencia, que se recomiendan y se vuelven a ver, porque no cuesta sumergirse en el universo de los personajes. La narrativa femenina de la directora Charlotte Regan, contada a través de la imaginación infantil la hace divertida a la vez de conmovedora.