‘Pearl’: Un terror moderno con la cultura cinematográfica más clásica

Vuelve el miedo, la angustia y el suspense de la mano de Ti West. El joven director presenta un thriller muy personal y estético, para continuar su saga de películas impulsada por ‘X’ y finalizada por ‘MaXXXime’, que llegará a los cines el próximo 2024.

Continuando con su «tradición particular», el peso de la trama y la presión de una interpretación majestuosa, recaen, de una manera muy sutil, sobre Mia Goth; actriz que acompaña en la escritura y visualización del guion a nuestro director contemporáneo una vez más.

Ambientada en 1918, época donde la Primera Guerra Mundial y la gripe española eran un miembro más de la familia, Pearl está atrapada en la granja de sus padres soñando con conseguir algún día la vida tan ostentosa y glamurosa que tienen las bailarinas de sus películas favoritas.

Estas dos situaciones temporales proporcionan una locura y una soledad a los personajes que te ayuda a empatizar con ellos y comprender su sensación de aislamiento, que más que una situación, se convierte en una enfermedad. 

‘Pearl’ es un homenaje directo a los clásicos de terror y suspense, plagada de referencias visuales que nos recuerdan al cine de directores como Alfred Hitchcock (‘Los pájaros’ o ‘Psicosis’) con los personajes que se manejaban en el universo de Stanley Kubrick, ya que nuestra peculiar e idílica amiga tiene rasgos y comportamientos propios del sentimentalismo y la existencia que manejaba el personaje de Jack Torrance (‘El resplandor’).

La narrativa de la historia, subordinada por una música muy intensa, hace que el espectador se convierta en el cómplice perfecto de una mujer infantilizada por su estancamiento emocional. Ti West consigue vincular todos los elementos e instrumentos necesarios para acercarnos a una experiencia desconocida y que aún está por resolver.