‘Normal People’, la historia de amor protagonizada por Paul Mescal y Daisy Edgar-Jones, completa desde este domingo en Movistar Plus+

‘Normal People’ es un drama romántico juvenil sobre la complejidad de las relaciones y el sexo, adaptación de la popular novela de Sally Rooney. 

La historia de amor protagonizada por Paul Mescal y Daisy Edgar-Jones, completa desde este domingo 14 de enero en Movistar Plus+

Aclamada por la crítica, la miniserie de doce episodios narra la intensa historia de amor (y desamor) de dos jóvenes muy diferentes, que, pese a sus barreras, sus miedos, su dolor y sus desencuentros, siempre terminan buscándose.

Ellos dos son Daisy Edgar-Jones, protagonista de ‘La chica salvaje’, película que se puede ver en Movistar Plus+, y Paul Mescal, que se llevó por este papel el premio a mejor actor principal en los BAFTA. El actor también destacó en otras dos películas también disponibles en la plataforma: ‘Aftersun’ y ‘Criaturas de Dios’.

Escrita por Alice Birch (‘Lady Macbeth’, ‘Succession’, ‘Conversaciones entre amigos’) junto a la propia Sally Ronney, que firma como coguionista de seis episodios. Protagonizada por Paul Mescal (‘Aftersun’, ‘Desconocidos’, ‘Criaturas de Dios’) como Connell; Daisy Edgar-Jones (‘Testigo mudo’, ‘La chica salvaje’) como Marianne; Aislín McGuckin (‘La condesa rusa’, ‘Outlander’) como Denise, la madre de Connell; Sarah Greene (‘Roadkill’, ‘Hermanas hasta la muerte’) como Lorraine, la madre de Marianne; Frank Blake (‘Las crónicas de Frankenstein’, ‘Invasión’) como Alan, el posesivo hermano de Marianne, y Desmond Eastwood (‘Blue Lights’, ‘Derry Girls’, ‘Vikingos’) como Niall, amigo de la universidad de Connell.

La miniserie de 12 episodios estará completa desde este domingo 14 de enero.


Sinopsis

«Marianne Sheridan y Connell Waldron son compañeros de instituto en el pueblo irlandés de Sligo, pero nunca se hablan. Marianne es una chica distante y solitaria, considerada un bicho raro en clase, hija de una familia privilegiada pero claramente disfuncional. Connell juega en el equipo de fútbol del instituto, lo que le hace más popular entre sus compañeros, y es hijo de una madre soltera que trabaja como limpiadora en la casa de los Sheridan. Connell y Marianne solo coinciden en la lujosa casa por el trabajo de su madre. Aunque pertenecen a mundos muy distintos, los jóvenes se empiezan a acercar y acaban sumergidos en una íntima relación que deciden mantener en secreto.

Lo que empieza como un juego acaba convirtiéndose en algo profundamente íntimo, pero también doloroso y conflictivo por momentos, lleno de encuentros y desencuentros, estrechos acercamientos y malentendidos que los vuelven a alejar. La historia sigue los vaivenes en la intensa relación de Connell y Marianne a lo largo de los años, desde sus inicios como adolescentes hasta su etapa universitaria, mientras afrontan sus propias inseguridades, superan sus heridas del pasado y tratan de escapar, sin éxito, de la fuerte inercia que los lleva a buscarse siempre.»