‘Háblame’: Dándole la mano al terror juvenil

Que los hermanos Philippou, conocidos por regentar el canal de Youtube RackaRacka, debutaran en la gran pantalla como directores de una película de terror adolescente tiene, a decir verdad, bastante sentido. Lo que parece que nadie se esperaba es que serían ellos los que le darían una vuelta de tuerca precisa y original a un concepto tan manido como es el de las apariciones espectrales.

Tras su estreno en el Festival de Adelaide en Australia, A24 compró los derechos de ‘Talk to me’ para su distribución en los Estados Unidos esperando una buena recaudación en taquilla. A España ha tardado solo un par de meses más en llegar de la mano de Diamond Films, pero la espera parece haber merecido la pena.

‘Talk to me’ comienza de una forma peculiar. Convierte el mítico juego de adolescentes alrededor de la ouija en una especie de metáfora devastadora de la relación de la juventud con las drogas y las redes sociales hasta el punto que, sin conocer demasiado el argumento, uno podría pensar que la película trata sobre ello. Todo ello recubierto de un buen ornamento como es esa espeluznante mano momificada que algún día perteneció a un médium.

Por desgracia, todo lo bueno tiene un final, así que ‘Talk to me’ también frena su originalidad en cierto punto de la obra en la que sus directores, de una forma u otra, comienzan a caer en los típicos vicios de los directores noveles y del género. Es triste pero la película acaba siendo una de esas que se disfrutan muchísimo y que tienen ciertos toques interesantes pero que acaban por ser una más.