‘Swarm’: Los límites del fanatismo y el debut de Billie Eilish como actriz en la nueva serie de Amazon Prime Video

“Esta no es una obra de ficción. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales, es intencionado”.

Con estas palabras abre ‘Swarm’ -o ‘Enjambre’ como se ha titulado en España-, la nueva serie de Amazon Prime Video, cada capítulo para narrar la historia de Dre, el personaje interpretado por Dominique Fishback, que está obsesionada con su artista favorita y por la que es capaz de hacer lo que sea.

Me gustaría empezar a hablar del apartado técnico porque se lleva todo el protagonismo y es que tiene una imagen tan bien cuidada que respalda cada escena y, gracias al uso de un formato menos convencional, la composición de los planos termina siendo una delicia visual. Añade un grano a la imagen en sintonía con la corrección de color que le da un look vintage que recuerda en ocasiones a ‘Euphoria’ y que termina de definir el estilo tan personal que caracteriza a la serie. Rodado de manera clásica sin llegar a atreverse del todo con los planos, pero dando importancia al encuadre y manteniendo con detalle cada uno de los términos que lo componen. 

No es una obra de ficción, tiene vida propia

Y si todo eso no fuera necesario para captar nuestra atención en una nueva serie, aprovecha un primer capítulo que va de menos a más hasta llegar a un giro de guion que nadie se espera y te invita a seguir viéndola para terminar de explorar la vida de Dre y su obsesión por su ídolo.

Los siguientes episodios elevan al máximo el fanatismo de la protagonista llegando a sobrepasar ciertos límites que, a priori, no supondrán ningún tipo de repercusión ni afectara a su conciencia, pero que servirán para llevar al límite la ambición de Dre por hacer lo posible por conseguir el respeto de y hacia su artista favorita. 

Otro de los puntos positivos es que no se limita solo a un género: drama, crimen, suspense y hasta género policíaco, adaptando su apariencia a la naturaleza con la que se desarrolla la narrativa. 

Billie Eilish se estrena en ficción

Y llegamos al cuarto episodio con el debut de Billie Eilish que prueba suerte en ficción y logra defender con nota un papel que encaja por completo en su zona de confort interpretando a un personaje de carácter tan calmado, dulce y peculiar como las melodías que acostumbra a recitar la cantante. De hecho, este capítulo se despista de la trama de la serie para ofrecer una pausa y abrir el abanico de posibilidades de las que el personaje de Dominique Fishback es capaz de abarcar. 

Con Billie tenemos la única cara conocida en el show y quizá el reclamo necesario para rascar espectadores ya que no ha tenido un marketing exhaustivo ni cualquier otro aliciente que empuje a ver el primer capítulo.

En resumidas cuentas

Como resultado final, tenemos un producto que ha arriesgado sacándonos de lo estándar, utilizando un argumento para nada previsible ni repetitivo y con un look que, a pesar de llegar a recordar la apariencia de otros títulos como ‘Euphoria’, consigue su sello propio. Una buena recomendación que también es fácil de ver ya que solo se compone de siete capítulos de una duración aproximada de 30 minutos cada uno.