‘Blue Thermal’ se mantiene en equilibrio en el cielo más azul y despejado posible

La premisa con la que se nos presenta este anime adaptado del manga ‘Blue Thermal: Aonagi Daigaku Taiiku-kai Kōkū-bu’ es fácil: Tamaki Tsuru es una joven apasionada de los deportes que acaba de empezar la universidad y dedica su tiempo a la aviación y al amor a partes iguales.

Con una historia tan sencilla como esa, ‘Blue Thermal’ cede el paso a la sensación de libertad cada vez que la protagonista se pone a los mandos del planeador y surca los cielos con una banda sonora que nos hace sentir que viajamos con ella. Además, es un tipo de animación que nos recuerda mucho a ‘Your Name’ (2016) y nos acerca a las barreras que quiso romper ‘El viento se levanta’ en 2013.

Sin embargo, este spokon (anime de género deportivo) mantiene un carácter cómico que a veces vuelve dramático aunque endulzado con un tono juvenil y romántico consiguiendo así mezclar diversos géneros sin llegar a posicionarse por ninguno de ellos.

Pero en quien sí que se empeña en destacar es a Tamaki Tsuru, profundizando en su personaje como debería haber hecho con el resto de secundarios en vez de mostrar sus limitaciones y dejar que les podamos conocer mejor para distinguirlos entre ellos.

Aún así, es un anime muy tranquilo y agradable con el que podemos disfrutar gracias a su premisa tan sencilla, banda sonora y animación. Y encima nos presenta un deporte que muchos desconocíamos y nos invita a interesarnos sobre él.