Saw X. Photo Credit: Alexandro Bolaños Escamilla

‘SAW X’: más humana y sangrienta que nunca

El próximo viernes 29 llega a los cines la décima entrega de la saga de terror ‘Saw’, dirigida por Kevin Greutert, que fue editor de las seis primeras cintas de la franquicia y director de ‘Saw VI’ y ‘Saw 3D’. Esta décima parte, muy esperada por los fans, estrenó su tráiler en el festival norteamericano de terror ‘Midsummer scream’, el cual causó furor incluso entre los que habían perdido la esperanza en que la saga remontase tras las tres últimas películas, y así ha sido.

Este film toma lugar entre los acontecimientos sucedidos en ‘Saw’ y ‘Saw II’. Podría decirse que completa la saga volviendo atrás en el tiempo, aclara dudas que podían haber quedado a los espectadores y muestra una evolución de algunos personajes entre las dos primeras entregas.

‘Saw X’ adopta un punto de vista más personal y nos acerca a John Kramer (Tobin Bell) en sus momentos más vulnerables. Tras recibir la noticia de que su cáncer es inoperable, su esperanza de vida se ve reducida a meses, pero John quiere vivir, ya que, como dice a sus víctimas, la vida es lo más preciado que se puede tener. Desesperado, deprimido y moribundo, Kramer descubre por recomendación de un compañero de su grupo de ayuda un tratamiento ilegal pero milagroso que le salvaría la vida. Pero para realizarlo necesita ir a Ciudad de México, donde transcurrirá el resto de la película – cabe mencionar la aparición del característico y estereotípico tono amarillento utilizado por Hollywood cada vez que algo sucede en México, en ocasiones recordaba más a un episodio de ‘Breaking Bad’ que a una proyección de la saga.

Pero no todo es lo que parece. John se somete al tratamiento en el cual vuelca todas sus esperanzas, el cual acaba resultando una estafa. Cuando descubre que ha sido víctima de un fraude, decide vengarse de los que participaron en él junto a su nueva cómplice y antigua víctima Amanda Young (Shawnee Smith).

La primera parte del filme nos presenta principalmente Kramer y su drama interior – afrontar su propia e inminente muerte- esto sigue percibiendo durante todo ‘Saw X’. Llega a hacernos replantear si John es buena persona en el fondo, esto ya pasaba en algunas de las anteriores entregas, en esta se intensifica al ser desde una perspectiva tan cercana al asesino, consiguiendo que sientas lástima y compasión por este. También esto sucede con Amanda, si en ‘Saw’ veíamos la veíamos como una víctima débil y en ‘Saw II’ como una despiadada heredera de Jigsaw, ‘Saw X’ es el punto medio, donde vemos su evolución, su transición de víctima a asesina. Amanda se muestra con sus debilidades y sus flaquezas, incluso sintiendo compasión por algunas de las víctimas. También podemos apreciar la relación entre Kramer y Young, casi paternofilial, con escenas muy emotivas que si eres fanático de la saga sin duda te emocionarán.

Respecto a las trampas, desde el lanzamiento del póster sabíamos que iban a volver a la esencia de las primeras entregas, no solo por la estética del cartel, sino también por la que se muestra en él – vuelven a aparecer trampas personalizadas para la ocasión que están relacionadas con el “pecado” de sus víctimas. En cuanto a montaje durante los juegos, vuelve el característico montaje del principio que se había perdido en los últimos capítulos, intensificando la agonía con la velocidad y los planos aberrantes y complicados.

Es cierto que podemos encontrar trampas demasiado desarrolladas o escasamente desarrolladas, aunque esto último se llega a entender ya que todo sucede rápido y de improviso. Las escenas de “juego” son muy explícitas y sangrientas (más que de costumbre incluso para esta franquicia) siendo incómodamente largas y consiguen su misión: incomodar. Los atrapados en la trampa mortal le conocían antes de despertar en ella, él está frente a ellos casi en todo momento, saben quién es el responsable de su tortura y saben perfectamente por qué están allí, sin necesidad de descifrarlo. En esta cinta podría decirse que tanto el espectador como las víctimas están cara a cara con él, no es Jigsaw, es John Kramer. Por esto mismo, los fans de Billy, el famoso muñeco, le echarán un tanto de menos.

Un factor diferenciador de esta película respecto al resto de la saga es la humanidad, incluso en los nuevos personajes vemos reacciones más reales y humanas que nunca, como en la fascinante actuación de Renata Vaca como Gabriela, que nos conmociona numerosas veces o la de Joshua Okamoto como Diego, que tampoco nos deja indiferentes.

Parece que finalmente todo termina de encajar con esta película, con ‘Saw X’ se “completa el puzzle”.