‘Poker Face’: el último capricho de Russell Crowe

Tras ‘El Maestro del Agua’, ‘Poker Face’ es el segundo largometraje que lleva el sello Russell Crowe, quien además la protagoniza y ha sido el encargado de escribirla.

No estoy muy seguro del objetivo de Crowe a la hora de hacer esta película y mucho menos de sus motivaciones. Tampoco sé cuál es realmente la trama ya que, cuando la cinta va tomando un rumbo, se interrumpe para contarnos otro distinto para volver a dejarla en segundo plano sin llegar a cerrar ninguna de las tramas y subtramas que pretende relatar.

A pesar de no ser un proyecto muy ambicioso, quiere abarcar muchos temas en un muy poco tiempo, pero termina siendo un batiburrillo de información que no convence a nadie.

No juega bien sus cartas

La dirección se ve muy bien apoyada por un montaje que refuerza muchos de los momentos de mayor tensión al principio, pero que va perdiendo el fuelle al llegar al último acto, convirtiendo el clímax en un popurrí de secuencias sin sentido propias de un telefilme de sobremesa. Lo único que se mantiene durante la escasa hora y media de la película es el discurso tan genérico de su protagonista que viene a persuadirnos con el mensaje de que el dinero no lo puede comprar todo. 

Por si fuera poco, Liam Hemsworth no destaca y el papel de Elsa Pataky termina siendo anecdótico, con personajes sin química entre ellos, otros que aparecen sin explicación y a los que no se le da un ápice de importancia. Por lo tanto, me hace llegar a la conclusión de que es una película hecha para ensalzar el ego de Russell Crowe.