‘Tár’: Cate Blanchett se luce en el regreso al cine de Todd Field

‘Tár’ se centra en la vida de Lydia Tár (Cate Blanchett), una de las mejores compositoras y directoras de orquesta de todos los tiempos, quien se encuentra en la cúspide de su carrera hasta que una serie de sucesos hace que su futuro se tambaleé. 

Esta cinta supone la vuelta a la gran pantalla de Todd Field, el director y libretista que conocimos hace más de dos décadas en ‘En la Habitación’ (2001) y cuya intervención en el cine se pausó en 2006 tras ‘Secretos Íntimos’.

Títulos de crédito al inicio, como debe ser

Es una película hecha para el público más paciente. Comienza con los títulos de crédito sobre fondo negro durante 5 minutos empezando por las categorías que suelen presentarse siempre al final. Y se trata de una práctica poco habitual en el cine, ya que cuando se ha decidido presentar los créditos al inicio, han ido acompañados de escenas en movimiento para comenzar con ritmo y no aburrir al espectador. En ‘Tár’, Todd Field decide mantener el formato estándar de títulos finales, una buena manera de mantenernos en la butaca y no abandonar la sala antes de que acaben los créditos.

En cuanto al apartado técnico, está muy bien conseguido lo que el director quiere plasmar gracias a unos movimientos de cámara que complementan las escenas de mayor frustración y se presenta con un ritmo adecuado en los momentos más calmados.

Cambios de tempo

La primera escena que vemos se trata de una entrevista que termina saturando debido a la gran cantidad de tecnicismos de ópera que enriquecen el lenguaje de la protagonista y la descubren como una de las directoras más reconocidas. Secuencia larga como si de una entrevista real se tratara dando mayor protagonismo a los diálogos que suponen la verdadera esencia del guion. Siendo así un preludio a la gran cantidad de escenas largas que nos esperan a lo largo de todo el metraje.

El principal problema de esta película es que, a pesar de una sinopsis que parece interesante y una narrativa eclipsada por el abuso de poder, puede resultar aburrido tras una primera hora con una historia que se desarrolla lentamente y que va in crescendo con el tiempo.

Cate Blanchett es la directora de orquesta perfecta

Con una interpretación inmejorable, Cate Blanchett es la actriz perfecta para llevar a cabo un papel que requiere maestría, sutileza y coraje y lo consigue, haciéndonos partícipes de su posición según el momento de la película cada vez que aparece en pantalla.

Cate encarna a una protagonista con la que es difícil sentirse identificado, causando la confusión de si la odiamos o la queremos. Pero no se nos hace muy complicado llegar a repudiar a un personaje con el ego muy subido que se aprovecha de su poder para manipular a la gente en el ámbito profesional y descuidando su entorno más personal. Un personaje cuyo comportamiento hiere personas y no logra resolverse en ningún momento, no llegando a mostrar ni un ápice de empatía cuando se cuestiona si es posible separar el autor de su obra, posicionándose siempre a favor de dejar a un lado las actitudes personales y no permitiéndose aceptar cualquier otra opinión.

En conclusión

‘Tár’ es una muy buena propuesta para el espectador que busque un cine diferente, rico en diálogos y que te haga ver las dos caras de la misma moneda. Sacando a la luz muchos dramas sociales que nos rodean hoy en día y demostrando cómo una persona puede estar un día en la cúspide y, al otro, en lo más bajo. Una obra clara, convincente y que invita a la reflexión.