‘Holy Spider’: Una investigación que destapa el velo de realidad

Contextualización de caso

Mientras que en la actualidad, en Irán, suceden acontecimientos de revolución a favor de las mujeres, en los premios de Cannes destacó una película revolucionaria que nos trasladó al motivo, en parte, de esa lucha. Y sin dejar de destacar, ‘Holy Spider’, sigue siendo una película que continúa su revolución estando aún presente en muchos cines.

Siendo muy aclamada por la crítica en términos generales, fue su paso por Sevilla lo que dejó, entre otros ejemplos, cómo está resaltando para el público. Entre esos ejemplos encontramos las cuatro nominaciones (incluyendo a mejor película) que ha tenido en los Premios del Cine Europeo. Pero ‘Holy Spider’ (Araña Sagrada) aterrizó en las grandes pantallas a principios de Enero, y rondó por España en Noviembre dejando huella en la Sección Oficial del 19o Festival de Cine de Sevilla, donde su protagonista, Zahra Amir, fue galardonada a mejor interpretación femenina, llevándose también el galardón a la mejor actriz en Festival de Cannes.

Desde el exilio iraní se nos traslada una crítica ante una realidad social latente en Irán. Con la dirección a manos de Ali Abbasi, también guionista iraní junto a Afshin Kamran Bahrami, que nos presentan una historia basada en un hecho real que ocurrió en Irán. Se trata de una película que desde la visión femenina muestra las sensaciones y sentimientos de angustia, presión y miedo a los que las mujeres nos vemos enfrentadas a diario.

La tela de araña comienza

Ambientados en el 2001, se nos cuenta la historia de una periodista de Teherán, Rahimi, que llega a una ciudad para investigar un caso de asesinatos de mujeres, feminicidios, los cuales se dan en los peores barrios de la ciudad santa de Mashhad. Pero Rahimi queda atrapada por esa tela de araña de misterio y dificultad que engloba los asesinatos, siendo una mujer periodista ante el peligro cuya elocuencia juega a su favor.

Este thriller está lleno de suspense que nos deja un sabor de boca amargo e incómodo, que cuenta como una serie de asesinatos de mujeres prostitutas son justificados mediante la idea de la purificación de la ciudad para la eliminación de los pecados, llegando incluso a ser defendido y alabado por el sector más integrista del país. Hablamos tanto de un tema político como de un tema religioso en el mismo argumento crítico. Y en cuya historia se presenta al culpable como un padre de familia que oculta sus deseos más macabros mediante un argumento religioso, quedando de loco y no de asesino por ello.

El inicio de la película nos presenta una mujer que se mira al espejo en una estancia privada y se encuentra semidesnuda admirándose sin pudor, podemos ver cómo su cara y sus pechos protagonizan la escena. En contraposición vemos la escena final que son los pies de un hombre , al lado de los cuales se encuentra la cabeza de una niña tumbada en el suelo. Ambas escenas nos muestran la idea crítica de la película , una falsa libertad femenina que se convierte en la realidad, es decir, una sumisión femenina por parte del hombre que busca la idea de que lo que se defiende como sagrado es la no libertad para la mujer.

Es la lucha de una mujer periodista contra un sistema patriarcal y machista, en Irán, lo que resalta en el argumento más crudo de esta película. Un papel cuya interpretación está unido a la esencia de la misma actriz, ya que en su vida real, Zar Amir-Ebrahimi, es una gran luchadora y activista por los derechos de las mujeres, sobre todo de su país.

Detalles que marcan la película son elementos visuales como el mismo nombre presentado sobre una red de luces de la ciudad que forma una tela de araña, nos presenta el argumento que se relaciona con el título. Pero ¿Dónde está lo sagrado? ahí es cuando encontramos como el argumento se relaciona con la localización que presenta, la importancia religiosa que domina la normativa y la política a nivel social en el país.

Ali Abbasi nos cuenta un argumento basado en hechos reales. Como fue real el hecho de que un hombre iraní asesinase a las prostitutas de la ciudad bajo la premisa de limpiar las calles de la impureza y en nombre de lo sagrado. La táctica usada en sus asesinato, reflejados en la película, era el estrangulamiento con los propios pañuelos, símbolo de la opresión a la que se enfrentan las mujeres con el fin de ser puras.

Ante este hecho , el director nos representa como final crítico, OJO SPOILER, cómo este poder masculino es trasladado con naturalidad mediante el adoctrinamiento religioso a su decadencia y, por ende, cómo se crea el odio heredado.

Un thriller oscuro y asfixiante, que tras pasar el mal trago se convierte en una estupenda crítica cinematográfica y una magnífica película. Siendo por tanto una película explícita e incómoda, sin morbosidad, que nos deja con el sabor de boca que la sociedad presenta.

La realidad

Esta impactante película cuyo argumento basado en hechos reales deja al ojo occidental sorprendido de la realidad que en Irán resuena continuamente. Y es destacable por ello el hecho de cómo el propio Ali Abbasi, director de la película, ha recibido la condena de las autoridades iraníes, quienes han comparado ‘Holy Spider’ con ‘Los versos satánicos’ de Salman Rushdie.

Por otro lado encontramos como la actriz Zar Amir-Ebrahimi habla de que «la lucha por la mujer en Irán es luchar por la libertad de todos». Ella, como Ali Abbasi, también forma parte de ese exilio iraní. Pero en su caso se convirtió en una rápida víctima, debido a una terrible campaña de desprestigio que acabó momentáneamente con su carrera, se filtró un video íntimo en el que ella aparecía sin su consentimiento. El suceso no se quedó ahí, en desprestigio y la humillación simplemente, sino que supuso para ella una condena de 10 años de prisión y 99 latigazos con una correa de cuero. Este castigo no llegó a cumplirse gracias a su huida y refugio en Francia, convirtiéndose en exiliada.

Por todo ello este cine reivindicativo es de gran importancia en los tiempos que corren , y es de agradecer que se una a la calidad visual, argumental y técnica que lo rodean en abundantes ocasiones. Como es este caso, una belleza agresiva e incómoda que engancha y apasiona.

«Lo que está pasando en Irán con las mujeres tiene un nombre y se llama revolución» Ali Abbasi