‘Mañana es Hoy’: La comedia española sobre viajes en el tiempo

No podemos hablar de viajes en el tiempo sin que se nos vengan a la cabeza clásicos como ‘Regreso al Futuro’, ‘Atrapado en el Tiempo’ y un sinfín de películas que tratan este subgénero tan poco explorado en España. ‘Los Cronocrímenes’ (Nacho Vigalondo), ‘Durante la Tormenta’ (Oriol Paulo) o ‘Sin Fin’ (José Esteban Alenda, César Esteban Alenda) son algunos de los pocos títulos de ámbito nacional que se han atrevido a jugar con las paradojas temporales. Por eso, ‘Mañana es Hoy’ tenía el reto de hacer un cine diferente y servir de referencia para próximas producciones.

Con un tono cómico mezclado con ciencia ficción, la última obra de Nacho García Velilla prometía jugar con la nostalgia trayéndonos de vuelta la década de los 90 para compararla con la actualidad y dejar a nuestro juicio si el cambio ha sido para mejor o para peor. Para ello, cuenta con la siempre magistral interpretación de Carmen Machi y Javier Gutiérrez demostrando, una vez más, que son dos profesionales de habilidades camaleónicas. Lástima que el guion no dé la talla y no les deje destacar como se merecen.

Sin visión de futuro

La cinta entretiene gracias a las acertadas referencias y guiños que a más de uno le habrán arrancado una sonrisa, pero con una narrativa que no arriesga y se conforma con lo básico. Y en vez de ofrecer una experiencia diferente y alejarse del típico cine de comedia española, claudica en salir del paso.

Lo mismo pasa con los efectos especiales. Aunque no sea una superproducción donde los VFX sean totalmente necesarios y sin ellos la historia quede incompleta, habrían sido un complemento perfecto, pero son tratados con tan poca naturalidad que sacan de contexto hasta en las escenas donde toman mayor protagonismo.

En definitiva, ‘Mañana es Hoy’ tenía los componentes perfectos para destacar, pero termina siendo una película para pasar el rato.