‘M3gan’: La reflexión clásica pero actualizada

¿Hasta qué punto la tecnología nos ayuda o nos corrompe?

‘M3gan’, es una película que con el propio título quiere establecer una personificación, jugando así con su temática. Esto se debe a que ya desde el inicio podemos percibir que focaliza la atención al ponerle la cara a la muñeca robótica finalizando con la despersonalización: quitándosela. A través de la historia que nos cuenta, se encabalgan diversos géneros cinematográficos como el drama, la ficción científica y el terror. Y, a pesar de moverse entre varios géneros, se establece como una película de terror. 

Dirigida por Gerard Johnstone y con un guion que surge de la mano de Akela Cooper y James Wan. Este último guionista resuena con fuerza en nuestras cabeza por ser conocido por sus coqueteos con el terror en películas tan destacadas como ‘Saw’ (2004), ‘Insidious’ (2010) o ‘The Conjuring’ (2013). En esta cinta, juega con los sentimientos para llegar a ser un verdadero análisis psicológico, pero se queda muy superficial y cliché crítico.

La historia comienza con el personaje de Gemma interpretado por llison Williams, actriz cuya estrecha relación con el terror -‘Get Out’ o ‘Perfección’- , nos da una pista al comienzo de la película. Su personaje se caracteriza por ser una brillante robótica de una empresa de juguetes que usa inteligencia artificial. Recordándonos con estos primeros tintes a ‘Yo, Robot’ (2004), pero no se quedan ahí las reminiscencias del espectador, a medida que la propia película avanza nos vuelve a recordar de nuevo a referencias como I.A Inteligencia Artificial (2001), Chucky (1998-2004) o Annabelle (2014). 

Incluso, ALTO SPOILER, cuando se da la escena del baile de Megan (la niña robot), por el pasillo rojizo, nos da fugazmente vibes de El Resplandor (1980). Continuas referencias que atraen la atención a la película pero rompen con una originalidad propia, y por consiguiente, construyen la cinta como una película más de terror con referencias pero sin sustos propios.

Reflexión

Pero algo de originalidad que se puede salvar de la película, es la importancia que se le da al juego y al sentimentalismo desde el punto de vista del estudio psicológico humano para los niños. Junto a ello, destacamos la importancia que es dar visibilidad al protagonismo femenino sin clichés y, como ya es costumbre, siempre entra desde el género cinematográfico del terror.