‘La casa’: Un viaje a las raíces familiares.

Como buen cinéfilo, no voy a poder dejar de recomendar durante todo lo que queda de año la película española ‘La casa’, una obra maestra del director Álex Montoya que ha conseguido conmoverme hasta lo más profundo, consiguiendo por tercera vez en mi vida sacarme unas lágrimas en el cine. Anteriormente ‘La familia Bèlier’ y ‘Yo soy Sam’.

‘La Casa’ nos cuenta la historia de tres hermanos que se reencuentran en la vivienda familiar tras la muerte de su padre. Un evento que los obliga a confrontar sus propios demonios y a replantearse su relación. Montoya construye una narración magistral, llena de sutilezas y emociones, que explora temas como la pérdida, el amor, el perdón y la búsqueda de la identidad.

Lo que más me ha cautivado ha sido su capacidad para conectar con el espectador de forma tan profunda. La historia, basada en la novela gráfica homónima de Paco Roca, está adaptada con una sensibilidad exquisita, manteniendo la esencia del cómic y enriqueciéndola con una puesta en escena impecable. Cada plano, cada diálogo, cada gesto está cargado de significado, invitándonos a reflexionar sobre nuestras propias vidas y relaciones.

Las actuaciones del reparto son sencillamente brillantes. David Verdaguer brilla con luz propia, desenvolviéndose de manera espectacular durante toda la trama. Parece que ha nacido para hacer este papel. Óscar de la Fuente y Luis Callejo completan el trío protagonista con interpretaciones igualmente magníficas.

Me gustaría destacar un elemento de la película, que es su duración. En un mundo cinematográfico donde parece que la duración es sinónimo de calidad (siendo totalmente falso) ‘La Casa ‘ nos recuerda que las historias también pueden contarse en poco tiempo. Con una duración de apenas 83 minutos, la película logra condensar una montaña rusa de emociones que te dejará entre lágrimas.

Sin duda alguna, ‘La Casa’ se posiciona como la mejor propuesta española en lo que va de año, y de lo mejor de los últimos. Es una película que te hará reír, llorar, pensar, valorar las cosas y que te acompañará mucho tiempo después de haberla visto. Es conmovedora, profunda. Se quedará grabada en tu memoria según la veas.

Gracias por crear esta adaptación, Alex Montoya. Ojalá, llegue a mucha gente.