Eva Green brilla en ‘Los Tres Mosqueteros Milady’: una mirada profunda a la femme fatale

Tras el éxito de la primera película (‘Los tres mosqueteros: D`artagnan’) Martin Bourboulon (‘Eiffel’, ‘Papá o mamá’) se vuelve a poner a los mandos en la segunda parte de la adaptación de la novela de Alexandre Dumas.

En esta segunda película, Eva Green (‘Penny Dreadful’, ‘Casino Royale’) asume un rol protagonista como Milady de Winter, la letal y atractiva asesina que trabaja para el Cardenal Richelieu. Cabe destacar desde el principio la magnífica actuación que nos da pues, la representación humana que da sobre el diablo se plasma totalmente en la pantalla, viéndose reflejado en Milady cada una de las tentaciones y pecados del ser humano. Eva Green regresa más enigmática y seductora que nunca, viéndose envuelta en una trama compleja llena de traición. Consigue hacer una digna representación de la femme fatale.

La película empieza siendo una continuación inmediata del final de la primera película, mostrándonos un pequeño resumen de lo que pasó para los más olvidadizos. Francia está sumida en una guerra civil y una conspiración para asesinar al rey se está tramando en las sombras. Nuestros cuatro héroes, D’Artagnan (François Civil), Athos (Vincent Cassel), Porthos (Pio Marmaï) y Aramis (Romain Duris), vuelven a estar en el centro de la trama, mostrando valentía al infiltrarse entre los conspiradores para descubrir qué está sucediendo. D’Artagnan, está inmerso en una búsqueda romántica para rescatar a su amada Constance Bonacieux (Lyna Khoudri), regalándonos una escena inicial a la altura de una gran producción de Hollywood, cuidándose hasta el más mínimo detalle.

La presentación de cada uno de los otros tres mosqueteros está muy elaborada, contándonos desde el principio el duelo moral al que se van a tener que enfrentar cada uno de ellos por separado durante la película.

El film me ha gustado más que la anterior entrega ya que, en esta segunda parte podemos ver un ritmo frenético que no tiene fin, una recreación de la época a la altura de las grandes producciones y sobre todo, batallas muy épicas y muy bien rodadas. Hay una lucha que recuerda a la de El abismo de Helm en ‘El Señor de los Anillos: Las Dos Torres’.

La actuación de Cassel como Athos puede resultar algo opaca, considerando la tumultuosa emoción que está experimentando en su corazón el personaje pero, creo que eso es lo que hay que valorar, el cómo consigue transmitirnos su vacío emocional.

Si hay alguna pega que ponerle a la película, la cual cumple perfectamente el papel de película de entretenimiento y de aventuras, es el uso excesivo del deus ex machina, siendo muy evidente la resolución de ciertos problemas por arte de magia.

Aunque las escenas de lucha siguen siendo tan llamativas como en la primera película, hay menos énfasis en la equitación, y aunque se presentan excelentes acrobacias, la pausa entre las películas puede dar la sensación de perder algo de impulso, siendo más desafiante restablecer la conexión emocional con los personajes y la acción. Sin embargo, la película sigue siendo un espectáculo impresionante: los cuatro mosqueteros son personajes muy atractivos, destacando especialmente la nobleza de D’Artagnan y la interpretación de Eva Green como Milady.