‘Suzume’: Puertas que llevan a la indiferencia

Cuando en 2016 Makoto Shinkai estrenó la histórica ‘Your name’, el mundo entero contempló el nacimiento de una nueva estrella del mundo del anime. Eran muchas las voces que le incluían en el privilegiado grupo de leyendas como Hayao Miyazaki, Isao Takahata, Katsuhiro Otomo o Satoshi Kon entre otros. La realidad es que Shinkai no ha vuelto a recobrar ese alma especial en ninguna de sus obras posteriores y, pese a que ‘Suzume’ está teniendo unos resultados increíbles a nivel de recaudación en taquilla, creo que se queda bastante lejos del nivel de su obra cumbre.

Es obvio que la sensibilidad y el tacto por las relaciones no se pierde de un día para otro, pero es que la relación entre Taki y Mitsuha en esa obra maestra de hace unos años es inigualable, e incluso pareciera que Shinkai, con ideas igualmente originales, ha intentado emular el éxito de sus dos protagonistas en ‘Suzume’ y claro, esto no suele salir bien.

Entrando a la sala con una ilusión tremenda uno se encuentra con una premisa interesantísima, en la que una joven (Suzume) tiene unos recuerdos extraños en los que cruzó una puerta mística hacia otra dimensión cuando era pequeña. Instantes después conocemos a Souta, un chico que se dedica a cerrar este tipo de puertas en lugares abandonados y que unirá irremediablemente el destino de su vida al de Suzume.

Cuando algo no se explica, no se entiende.

El tema es que la película comienza a desarrollarse como si fueran pantallas de un videojuego, de puerta en puerta, y sin explicar realmente en el por qué de las decisiones. No es hasta una preciosa escena final cuando se comprende quién es Souta, quiénes son esos gatos bizarros y por qué cierra las puertas (y aún así no queda del todo claro). Todo esto hace que la película deambule sin objetivo durante alrededor de una hora y cuarto, creando una sensación de desconcierto no intencionada que, inevitablemente, saca al espectador de la película.

Y es una pena, porque con una premisa tan potente, unos personajes interesantes y un desenlace tan bonito, ‘Suzume’ podría haber sido una de las grandes películas de animación del año, pero la realidad es que, sin llegar a ser desastrosa, se queda un poco a medio camino.